viernes, 30 de diciembre de 2011

jueves, 29 de diciembre de 2011

Capítulo III. La primera, en la frente. O de cómo el gobierno congela el salario mínimo interprofesional.





Dicen que David derrotó a Goliat mediante una pedrada en la frente. Y nosotros, los pequeños, quisimos ver en esta historia un espejo con el que alimentar nuestros sueños.
Lo que no nos cuentan es que los partidarios del Goliat español le han provisto de piedras suficientes como para golpearnos una y otra vez en la cabeza, en el cuerpo, en los brazos... ¡David va a ser apedreado!
La primera, en la frente. En forma de congelación del Salario Mínimo Interprofesional.
Que se note sobre qué espaldas va a caer la responsabilidad de cargar con aquello que no les corresponde.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

sábado, 24 de diciembre de 2011

Capítulo I. De Da2 a Da2 y se lo cargan porque le ha tocado. Donde se cuenta la espeluznante aventura dela cultura para sobrevivir en el mundo de basura (política).







El Da2 ha recibido una patada en la espinilla.
Han descabezado la cabeza.
Problemas presupuestarios "obligan" al despido de Bodo y de Rafael, a la cabeza del Museo tras la marcha de Panera.
Triste forma de cargarse un trabajo bien hecho. Amarga carga para quien se queda.
Las existencias de bacías se agotan por momentos: teatros, bibliotecas, auditorios, escuelas... echan sus barbas a remojar.

De nuevo ¡A la carga!

¡Cómo ha cambiado todo! Casi tres años sin pasarme por aquí, son muchos días.
Salamanca tiene nuevo alcalde; la Moncloa estrena inquilino. Y algo que llaman "crisis" nos golpea dinamitando las bases de la cultura. Ya se sabe que cultura y dinero conforman un cóctel que algunos etiquetan como imposible.
Frente a la dureza del tiempo que nos aguarda, la esperanza en la palabra.
Contra aquello que se destruye al amparo de las necesidades económicas, la imagen que ilustra.
Así nace el alivio: el alivio al denunciar lo que no entiendo.
Borrón y cuenta nueva. Lo anterior, a la papelera; que la urgencia de este tiempo nos invita a plantearnos el trabajo con miradas diferentes.
Por eso retomo este cuaderno. Para ir colgando retazos de humor amargo dispuestos a hacernos recordar dónde vivimos, quiénes caminan por encima de nosotros y cuántos pasean a nuestro lado.

¡Bienvenido a una nueva etapa!