martes, 31 de enero de 2012

Capítulo XXXVIII. Pozo oscuro. Que trata del viaje en Alta Velocidad que ha emprendido España, descendiendo de manera vertiginosa por los vericuetos de la innombrable economía.

Ya no es asunto de economistas; los espeleólogos les toman el relevo.
Ya no es tema que camine sobre la tierra; es asunto que bucea en sus entrañas.
El rumbo de la economía se halla en lo hondo. Como España. En lo hondo. Como España. En lo hondo. Como España.


Lo absurdo no es que la busque ahí, sino que ahí la encontrará.

lunes, 30 de enero de 2012

Capítulo XXXVII. Incomprensión. En el que se narra cómo se decide, una vez más, en contra del que poco (o nada) tiene. La Biblioteca de Chamberí ha muerto. ¡Viva la Biblioteca de Vistahermosa!

Por quitarles, hasta la nada les quitarían.
Una mala noticia ensombrece una buena en Salamanca. Se inaugura una biblioteca municipal en Vistahermosa. ¡Bien! Pero conlleva el cierre de la biblioteca vecina de Chamberí.
El barrio con mayor porcentaje de analfabetismo de la ciudad, se ve privado de sala de préstamo y lectura.
Dicen que es una buena noticia. Yo creo que los libros hoy perderán todas sus letras "A". "A", de ánimo. "A", de alma
Y ganarán una letra "O". "O" de olvido. "O" de oscurantismo.













No más violencia de género. 
30 de enero, siete mujeres muertas 
en lo que va de 2012

domingo, 29 de enero de 2012

Capítulo XXXVI. Fracaso. Del mal suceso que desembocó en caída de altos vuelos, y de cómo algunos mandatarios calculan riesgos e inversiones con mediocridad manifiesta, pagando por sus errores los ciudadanos contribuyentes.

Nada hay tan bajo como el ánimo derrotado. Salvo, quizás, la chapuza consumada.
Pólvora del rey, se utilizó en esta andanada. Pero el rey no fue majestad, sino tú y yo; tu padre y el mío. El rey es ese pedazo de presente que, por negligencia, están negando a vuestros hijos.

La tempestad se desató en el cielo haciendo naufragar aviones de papel.

sábado, 28 de enero de 2012

Capítulo XXXV. Amargura. Donde se observa cómo las cifras cobran vida para mostrar que los seres nacen, crecen y se reproducen. Y, a este paso, mueren de hambre al carecer de recursos para ganar el sustento.

Entre ambos la mataron, que ella sola no se murió.






Promesas. Siempre las mismas promesas.
Promesas para justificar sus mentiras.
Promesas que no alcanzan a ser verdades.
En realidad se trata de un sólo monstruo con dos cabezas y ninguna solución.


viernes, 27 de enero de 2012

miércoles, 25 de enero de 2012

Capítulo XXXII. Sordos. Del doloso y egoísta olvido que padecemos cuando se trata de mirar a los demás, o de cómo nos conformamos con nuestros ombligos, ignorando que otros se conformarían con la mitad de lo que poseen los que menos tienen aquí.

Al amparo de la crisis nos miramos y compadecemos.
Al amparo de la crisis, olvidamos otros mundos y otras realidades.
Al amparo de la crisis santificamos nuestro egoísmo y ponderamos nuestra miseria.
Es ésta una dura crisis, que nos hace ciegos e insensibles. Ciegos, para no ver lo que no nos apetece. insensibles, para no escuchar el grito que debiera taladrar nuestros oídos.

Y, sin embargo, este mundo de hambre y muerte, existe.

martes, 24 de enero de 2012

Capítulo XXXI. Absurdo. De lo que sucede en un país de juguete, en el que los lobos visten galas de corderos y a quien llama pan al pan y vino al vino, tratan de dejarlo a pan y agua.

Garzón. En vez de OK, quieren que sea KO
Bajó la venda de los ojos y la reposó, amordazándola, sobre la boca. A dentelladas habrá que romper la tela. A dentelladas para recuperar el derecho a la palabra.
La Justicia, más que ciega o más que muda, a veces se comporta como tonta.

lunes, 23 de enero de 2012

Capítulo XXX. Pesadilla. En el que se invita a pensar qué sucedería si despertásemos y se hubiese alejado de nuestra sociedad el monstruo de la violencia contra las mujeres. Y de la lejanía, hoy en día, de este sueño por culpa de unos pocos mentecatos.

No + violencia de género







No busco sonrisas este día,
sino respuestas y deseos.
Respuestas que no nos llegan,
deseos que se alejan
No busca sonrisas este grito,
sino que reparen en él
los necios protagonistas
de una mala pesadilla.
No busca sonrisas el dibujo.
A veces
(muy pocas veces)
es mejor una lágrima que un alivio.

domingo, 22 de enero de 2012

Capítulo XIX. PSOE. Los mismos perros, los mismos collares. En el que refieren el titánico esfuerzo por mantenerse arriba, haciéndonos creer que existe la novedad cuando ambos son protagonistas añejos (y rancios) de esta historia.





Palabras camaleónicas, que mudan el significado en función de quién nos las presente.
Elecciones, por mandato de dos y para dos.
Democráticas, las denominan mientras imponen candidatos y programas.
Primarias, nos venden, y el fruto se nos antoja repetido.
Los mismos perros, los mismos collares, y, por separado o juntos, van detrás de las mismas longanizas.
¡Ja!

















No más violencia de género.
21 de enero, seis mujeres muertas
en lo que va de 2012

sábado, 21 de enero de 2012

Capítulo XXVIII. Justos por pecadores. Ejemplo y guía de cómo arrasar lo sano por reducir lo podrido. Y cómo acaban en el cubo de la basura los que no han hecho mal a nadie castigados por las faltas de los pecadores.


Tiempos son de leyes de difícil entendimiento. En casa, y fuera de ella.
Tiempos en los que los más poderos, por eliminar la ponzoña, evacuan el néctar por el sumidero.
Que nadie se queje: la sartén era suya. Nosotros les otorgamos el rango de cocineros.

viernes, 20 de enero de 2012

Capítulo XXVII. Como para creértelo. En el que se nos muestra la verdad de las mentiras que nos cuentan, ilustradas con un ejemplo simple, pero irrefutable.


Da gusto saber que el optimismo se adueña de los corazones de quienes mandan.
Ya no dudo del origen de esa alegría, y es que han descubierto que aún hay gente que se cree su explicaciones, gentes que, como si de oráculos se tratara, no discuten nada y, con fe manifiesta, defienden cuanto ellos defienden y afirman cuanto ellos afirman.
Y las botellas vacías nos dirán que están, no medio llenas, sino colmadas hasta el cuello.
Y querrán que las carpas pasen por casi tiburones que rondan el medio metro.
Nos dirán: "si no queréis verlo, no lo veréis jamás". Y la culpa será nuestra porque la ceguera nos invado la glándula de secreción de la alegría.

martes, 17 de enero de 2012

Capítulo XXIV. Juicio a los sin juicio. O de cómo la avaricia se adueña de los prebostes hasta hacerles perder el sentido (común).

La realidad nos revela extrañas coincidencias.
Las coincidencias nos muestran extraños casos.
Casos judiciales. Juicios a los que perdieron el juicio.

lunes, 16 de enero de 2012

domingo, 15 de enero de 2012

Capítulo XXI. A la fuerza. "A la fuerza ahorcan", dicen que dice el dicho. Refléjese, pues, el dicho en esta historia y sirva de ilustración para cuantos hemos sido derrotados por las armas de destrucción masiva llamadas economía.

Cuando se acabó el sueldo, socorrió la hucha.
Menguada la hucha, fue el turno de la privación.
A la privación siguió la renuncia.
Parece que no les importa.
No les importamos nada.

("No hay mal que por bien no venga", apostillan los conformistas.)

sábado, 14 de enero de 2012

Capítulo XX. Tengo hambre (III). Refiere la esperpéntica historia de cómo tres agencias se arrogan la potestad de amargar la vida a los habitantes de los países, con la complicidad de los gobiernos que sacan tajada de ello.

Más veloz que un caballo dopado, la miseria se va adueñando de plazas y rincones.
A la denuncia, la llaman propagar el desánimo.
Al silencio lo denomino complicidad y mentira sin palabras.


Llanto estéril, grito inútil.

viernes, 13 de enero de 2012

jueves, 12 de enero de 2012

Capítulo XVIII. Detectives. Donde se cuenta que ni los más famosos investigadores logran encontrar el lugar en el que ocultan sus promesas nuestros políticos.

Ni Sherlock Holmes, ni Philip Marlowe.
Ni siquiera Sam Spade.
Andan todos como locos buscando las promesas electorales,
a la vista antes de ayer, hoy misteriosamente desaparecidas.


Quizás fueron amordazadas,
sujetas con ligas sus muñecas y tobillos,
introducidas en un saco cancelado
y arrojadas al mar de podredumbre llamado política.

Perdidas. Perdidas para siempre.

miércoles, 11 de enero de 2012

martes, 10 de enero de 2012

Capítulo XVI. Tengo hambre (II). Donde se muestra la increíble cortedad de miras de quien no desea ver más allá de sus joyas y caudales.

Tengo hambre no es un cartel. Es un grito.
Tengo hambre es una denuncia.
Tengo hambre es la consecuencia ilógica de la incompetencia de quienes no son capaces de hacer nada por aquellos que les pagan.
Incompetentes y víctimas juntos, cada uno en su lado. Unos durmiendo en colchones de confort. Otros, obligados a gritar "Tengo hambre".


lunes, 9 de enero de 2012

Capítulo XV. Tengo hambre (I). La envidia. Donde se refiere el extraño comportamiento humano y cómo el que más tiene, acaba deseando tanto, que envidia, incluso, lo que todos detestan.

Erase que se era, ese tiempo maldito en el que miseria y opulencia convivían en vecindad.
Erase, que las gentes de bien pensaban que era moda pasajera y que, antes o después, se aproximarían los unos a los otros.
Erase que los ricos urdieron un plan para que jamás fuera así, mientras los pobres, ignorantes, siguieron soñando con un mundo sin tantas diferencias.
Erase una conclusión inevitable: cuanto menos rico, más ingenuo; cuanto más ingenuo, más tonto. Y así sigue yéndonos.


domingo, 8 de enero de 2012

Capítulo XIV. La España caimanita. De cómo los prebostes, despojados de su disfraz de humanos y mostrando su verdadero aspecto de cocodrilos, se apoderan de los hombres y festejan su triunfo agasajándose con un banquete de cabezas, piernas y corazones humanos.


La España cainita no está de moda. El mito, ha sido desplazado, de un caderazo, por la fuerza de los mercados, más rollizos y sobrealimentados, que han creado, a fuerza de depredación, una leyenda que se convierte en realidad cada día. Como siempre ha sido.
A la España cainita le ha tomado el relevo la España caimanita, en la que buena parte de sus habitantes son arrojados, sin sonrojo, a los cocodrilos.
El festín está servido. ¿Comensales? Los de siempre. ¿Viandas? Tú y yo. Y, de postre, el hijo del vecino, más tierno y sabroso por cachorro.

sábado, 7 de enero de 2012

Capítulo XIII. Más de lo mismo. Donde se cuenta la extraña coincidencia entre distintos hechos cuando los afectados son los mismos y la situación es casi idéntica.







Que a la Justicia no se le rompa el alma al ver cómo quedan los desahuciados, no tiene más explicación que el hecho de que un día se le cayera (el alma) del bolsillo y fuese (el alma), rodando, a parar bajo el rodillo de una apisonadora (el alma).

Que la Justicia no vea la injusticia que se oculta detrás de esta decisión, no tiene más explicación que el hecho de que un día se le nublaran los ojos y las legañas hicieran que el paño se pegase a la mirada (del alma).

Más que ciega, la Justicia se hace la tonta (del culo). Y se le da de cine.

viernes, 6 de enero de 2012

Capítulo XII. A su merced. Donde se narra la triste realidad de cómo los ciudadanos están obligados a bailar al son que tocan cuatro "iluminados".


Tiemble el sector público, tiemble el sector privado;
tiemblen los currantes, y tiemblen los parados...
Que Mariano, Soraya, de Guindos y PP han decidido
que pagues por lo que otros gastan y que te des por vencido.

jueves, 5 de enero de 2012

martes, 3 de enero de 2012

Capítulo IX. RIP libro. En el que se narra la espeluznante historia de cómo el Libro quedose sin Dirección General.

Al amparo de la crisis.
Aprovechando la noche económica,
con sus sombras y oscuridades,
redujeron gastos de partidas que debieran ser intocable;
apuraron presupuestos, acelerando la sequía cultural;
desecaron los pozos que alimentan
los oasis de la formación y el aprendizaje.


Al amparo de la crisis.
¡Malaya!
Al amparo de la crisis.

lunes, 2 de enero de 2012

Capítulo VIII. Más grande será la caída. O de la falsedad de que "todo lo que sube, baja", aunque mantengamos la esperanza de que lo haga.

Maquiavelo no ha muerto. Nunca murió. Se afilió a cierto partido donde, lejos de impartir lecciones a príncipes de cuento, se dedica a enseñar el arte de la mentira a Presidentes de Gobierno, carentes de escrúpulos y de palabra.


domingo, 1 de enero de 2012

Capítulo VII. "Palabras". En el que se cuenta cómo la mentira se asienta en nuestro reino y el incumplimiento de la promesa se institucionaliza como norma.


"Palabras sólo son palabras .
Y ten cuidado cuando fluyan en forma demasiado habil y ligera, pues los caballos cuyos carros están cargados de mercadería avanzan con pasos más lentos."
(Mariano Osorio: "Carta a mi hijo")


¡Atiza, pues el carro del Gobierno debe estar cargado de viento!,
porque fue rápido en palabras y es torpe en cumplimiento.