sábado, 30 de junio de 2012

Capítulo 225. Quema de contenedores de basura. Preocupado anda el gobierno, y con razón, porque cuatro descerebrados se dedican a quemar contenedores de basura cada vez que hay un acto de protesta. Despreocupado está el gobierno, y sin razón, por todo lo que provoca que se convoquen tantos actos de protesta. Es que, digo yo que si desaparecen las causas que nos hacen protestar, disminuirá el porcentaje de contenedores a la brasa.

¡Ay! ¡Qué preocupaciones tan grandes entretienen a nuestros gobernantes!

Violencia es que arda un contenedor de basura.
Sí, pero mayor violencia es que la gente esté tan empobrecida como para no poder echar nada en ese contenedor de basura.
Violencia es que arda un contenedor de basura.
Sí, pero mayor violencia es que los ciudadanos tengan que rebuscar dentro de los contenedores para encontrar algo de comida con la que alimentarse.
Violencia es que arda un contenedor de basura.
Sí, pero mayor violencia es que no estén dentro de los contenedores los que iniciaron y provocaron esta crisis (que, como se viene comentando, más que crisis es estafa).

viernes, 29 de junio de 2012

Capítulo 224. Rajoy en Ucrania. ¡Ay, que le traiciona el subconsciente! ¡Ay, que se acerca cada vez más a políticos autoritarios capaces de encarcelar a sus oponentes! ¡Ay, que rompe pactos con la misma facilidad con la que se quiebran las hojas secas de los árboles! ¡Ay, que la desvergüenza vuelve a apellidarse Rajoy!

Ahora que vamos despacio
vamos a contar mentiras
tralará,
vamos a contar mentiras,
tralará,
vamos a contar mentiras.


Ni los pactos se respetan.
El fútbol, anestésico de masas,
hace que nuestro presidente incumpla,
de nuevo, su palabra.
Se nos va a Ucrania,
a ver la final.
Se nos va a Ucrania,
a estrechar la mano de los dictadores.
Se nos va a Ucrania,
a ver jugar a sus chicos,
henchido de orgullo patrio.
¡Qué pena que el orgullo
sea esférico y no digno!
¡Qué pena que la patria
se convierta en bote que bota la pelota!

Buen viaje, don Mariano.
Otra que se suma a la lista
de sus despropósitos.

Capítulo 223. Desahucios. En Oviedo detienen a varias personas que tratan de impedir el desahucio de una familia compuesta por papá, mamá y el bebé. Las porras se alzan por el aire, las lágrimas alcanzan el suelo y a mí el alma se me derrumba perdiéndose por la alcantarilla. Entonces pienso en el origen de tales hechos y algo sube. No es la moral, sino la rabia. La rabia, ¡coño!, la rabia.

A la inmoralidad la llamaron Banca.

jueves, 28 de junio de 2012

Capítulo 222. ¡Dignidad! El orgullo patrio fortalecido tras la victoria futbolística. Me alegro porque no andamos sobrados de felicidad estos días. Pero me entristece profundamente que no seamos capaces de intuir la venda que nos cubre los ojos. Mientras la selección de fútbol nos alegraba el día, el gobierno anunciaba nuevas medidas económicas que nos entristecerán los próximos meses.

Al reclamar su dignidad, la perdió por completo.
Soy español, español, español...
Y pago más cara la luz que ayer.
Soy español, español, español...
Y pago las medicinas más caras que ayer.
Soy español, español, español...
Y pago la deuda íntegra de Bankia,
para que puedan forrarse los de ayer (y los de hoy, y los de siempre).

martes, 26 de junio de 2012

Capítulo 219. La máscara. Poco a poco va cayendo la máscara. El rostro acartonado de Rajoy deja al descubierto su nuevo yo. Lo malo es que el viejo y el nuevo vienen a ser el mismo. Las mismas mentiras, idénticas verdades a medias. Es el rostro de quien engaña a su pueblo.

La subida del IVA deja
al descubierto una nueva
falsedad en la política
económica del gobierno.









Cabalgando sobre su chepa
Europa dicta medidas
que desmienten promesas.
El IVA, agazapado tras la espalda de Rajoy,
nos sorprenderá dispuesto a devorar a los
que tienen menos.

Rajoy sonríe.
Su Gobierno jalea su nombre.

domingo, 24 de junio de 2012

sábado, 23 de junio de 2012

Capítulo 214. Control sobre el euro. Ahí estamos nosotros, más chulos que un ocho, dando lecciones de economía, explicando a Europa cómo se controla el euro: pobre euro. Tiene los días contados.

Las cosas como son: controlar, lo que se dice controlar...
¡Tampoco!
¡Ahí siguen! Proclamando recortes
(y lo que nos queda).
Ahí seguimos, en la calle
(y lo que nos queda).
Hasta que consigamos que no les quede nada...
¡Nada!

jueves, 21 de junio de 2012

sábado, 16 de junio de 2012

Capítulo 203. Euro, barrera. Hace tiempo que el euro dejó de ser moneda común, convirtiéndose en elemento de división entre ciudadanos. Ya no representa unidad, sino diferencia, barrera insalvable.

Dedicado a los griegos, a los que Europa se la jugó y que se la juegan ahora.


Cada anciano que mira
agobiado el bolsillo vacío al llegar a fin de mes,
es un monumento a la estupidez de un sistema económico
que se sabe inútil y fracasado.

Capítulo 202. Papelera. Los lectores echan de menos una frase en este libro que sigue engordando: las palabras olvidadas por el Presidente son: "Érase una vez..."

¡Y que a otro, y no a este
le llamasen el fénix de los ingenios!






Ahí sigue, cual muñeco italiano de madera,
contándonos su particular forma de ver las cosas,
que, dicho sea de paso,
en poco o nada viene a coincidir
con la realidad.

jueves, 14 de junio de 2012

Capítulo 200. Igual que otros hablaban catalán en la intimidad, Rajoy tiene pensamientos cuando se cree solo. Nosotros le hemos pillado y hemos conseguido averiguar los miedos que mejor esconde. En la fotográfía, uno de esos instantes de pesadilla.

"No se me ponen los pelos de punta, porque soy hombre de sangre fría"

Algún día reconocerán que lo suyo es otra cosa,
que echan de menos otros tiempos,
que añoran actitudes del pasado.
Algún día lo reconocerán. De momento,
nos lo demuestran cada día.

Capítulo CXCIX. De pícaros y justicias. En el que se cuentan las andanzas de quien debe velar porque no se hagan fuertes los pícaros y que, metido en su papel, se convirtió en capitán de ellos. Y de cómo la justicia, ciega como es, se niega a verlo.

Entonces descubrió Lázaro que, comparado con otros, era sólo un aprendiz.

Cuando más habla, más se hunde un el fango.
Es que aún no ha descubierto
que la mentira es pesada,
ni ha meditado que una retirada a tiempo
no es una victoria, pero al menos no se convierte
en vergonzosa derrota.

domingo, 10 de junio de 2012

Capítulo CXCIII. El naúfrago. Que narra la más insólita aventura de un naúfrago aferrado a su esférico salvavidas. Y de cómo se desentiende de los demás pensando que su mundo es redondo.

El primer gol de España
en la Europoca lo ha metido Rajoy...
En propia meta.
¡España, rescatada!"










Mientras los españoles nos planteamos,
asustados, adonde vamos,
nuestro Presidente, desde Polonia, se pregunta...
No, no creo que se pregunte nada de nada.
Sólo sonríe y huye de la prensa.

sábado, 9 de junio de 2012

Capítulo CLCII. ¡Que viene el rescate! O de cómo al final nos vendieron y nos compraron sin explicarnos en qué consiste tal operación. O del riesgo que corremos los españoles al hipotecarnos como país para pagar las deudas de varias empresas privadas llamadas bancos.

¿Rescate?
¿Recapitalización de la banca?
¿Saneamiento del sector finanfiero?
No, no y no: venta y estafa.
venta y estafa.
venta y estafa.
venta y estafa.
venta y estafa.
venta y estafa.
VENTA Y ESTAFA.


40.000 millones a la una;
40.000 millones a las dos...
40.000 millones a las tres.
¡Adjudicado al capital por 40.000 millones de euros!

Capítulo CXCI. Ética financiera. En el que vienen a contarnos la historia de que un caballero de brillante armadura nos librará de los pérfidos y nos rescatará. Mas ni es caballero, ni brillan sus defensas, ni nos rescata, ni nos libra de mal alguno, pues él mismo engendra el mal. O de cómo empezamos a entender cómo funciona este juego de hipócritas y mentirosos.

La caída de la economía es inversamente proporcional al cabreo que nos invade.

Estamos despertando.
Y cuando despertemos del todo...
ni los falsos sueños nos detendrán.
Entonces caerán los guionistas de nuestras pesadillas.

jueves, 7 de junio de 2012

Capítulo CLXXXIX. Banco azul. Donde se cuenta cómo se acerca un nuevo viernes y cómo el consejo de ministros diseñará (según su costumbre) nuevos ataques a la economía doméstica. Agresiones que después llevará al Parlamento donde se aprobarán merced a la mayoría absoluta, mientras desde el banco azul sonríen con descaro a nuestra cara.

La foto, alineada a la derecha,
como no podía ser de otra forma.









Es banco y es escaño. 
Es azul (aunque no sea mahón) como antaño.

Capítulo CLXXXVIII. Tengo hambre (11). Sin blanca. Rescate se escribe con R de "recorte". ¡Y la que nos espera! Banca, se escribe con S de "sin blanca". Alguien se lo ha llevado en crudo. Y, mientras tanto, nuestras gentes atraviesan en masa el umbral de la pobreza. ¡Qué pobreza!

Preparad los carteles, que vamos a necesitarlos en masa.
No es un rescate, es una venta.
Nos compran la economía, la dignidad y el hambre.
Se las vende el gobierno a la multinacional más feroz que existe, que se llama banca.
Al gobierno se las regalamos los españoles.
La economía y la dignidad, se las quedarán ellos. El hambre se la devolverán al pueblo.

lunes, 4 de junio de 2012

Capítulo CLXXXIII. Visión del arte en el S XXI (7). Las majas. Que refiere los nuevos descubrimientos acerca de la protagonista de tan singulares cuadros, descartando que se trate de amante de mandatarios y apostando por considerarla una víctima más de la crisis en la que nos metieron y que tan vilmente azota a los ciudadanos impidiendo que compren hasta lo más elemental.

"Ni para paños menores
nos llega el salario".






¡Que ardan en el infierno!
No los que han creado la crisis, no,
sino los que la padecen,
que, en deslegítima desvergüenza,
pasean sus vergüenzas
por calles y plazas de nuestras ciudades.
Y todo, con la vil excusa
de que no les alcanza el sueldo.
¡Que ardan en el infierno!

Capítulo CLXXXII. Mando a distancia. Que viene a reflejar cómo hay dos maneras de ver las cosas: la real, que se nos escapa a los mortales parapetada en la irreal, y la irreal, invención absurda de los que mandan, pero que triunfa entre la población. Así, la real dice que nos imponen y gobiernan, y al irreal afirma que somos alumnos aventajados y hacemos, con autosuficiencia, lo que aconsejan los maestros. O de qué pena damos.

El problema es que las pilas de este mando tienen fecha de caducidad.

Lo peor es que,
pulses el canal que pulses,
siempre se ve lo que decide Ángela.

domingo, 3 de junio de 2012

Capítulo CLXXXI. Senado (1). Donde se reflexiona acerca de la Cámara Alta, de su utilidad más bien baja, y de cómo, como cámara, sangra económicamente, sin que se aprecie beneficio alguno en la sangría.

¡Ah! ¿Pero existe el Senado?






Tiempos de duros recortes,
donde ponen los ojos  los de arriba
en suprimir servicios y calidades.
Tiempos de duras mentiras,
en los que mantenemos instituciones arcaicas,
cargadas de simbolismo infantil
y sin más sentido que llenar la política
de premios a profesionales mediocres
cuya trayectoria culmina  en el senado.

Senectud de institución.
¡A la porra con ella!

Capítulo CLXXX. Curso de economía 6. Cae la bolsa. Que refiere lo concerniente a la caída de la bolsa, que no suele ser fortuita ni bienintencionada, sino voluntaria y torticera. Y de cómo ello implica el sufrimiento de los ciudadanos.

Nada hay peor que un especulador
con un arma entre las manos.
El arma es la bolsa.
El resultado, la asfixia.

La bolsa no se cae: la tiran.