martes, 31 de diciembre de 2013

Capítulo 857. "Feliz 2014"


Esperemos que los que se creen dioses
y gobiernan como tiranos
nos permitan disfrutar de un 2014
con sosiego, paz y empleo.
Feliz año nuevo (con perdón)

sábado, 28 de diciembre de 2013

Capítulo 854. Mientras los pobres se ahogan...

Décima entrega de colaboraciones para www.salamancartc.com
Honorio y la crisis.

La tertulia del bar transcurrió por derroteros distintos a los habituales. Emilio, el camarero, cenó en nochebuena con su familia y allí estaba, como no podía ser de otra manera, Honorio, el mayor de los hermanos, el triunfador, el empresario, el modelo a imitar y desear.

Honorio estaba hundido, desesperado. En los últimos dos años ha tenido que cerrar dos de sus cuatro pequeñas empresas. De treinta y seis personas dadas de alta, ha pasado a cuatro y, por si fuera poco, el banco le persigue dispuesto a hacer que pague lo que debe por la compra de la sede empresarial, bajo amenaza de quedarse con el inmueble sin extinguir la deuda a cambio, como si fuese Honorio un pobre desahuciado más de esos que salen en la tele. Él que es simpatizante del PP de toda la vida. Él, que es votante del PP de toda la vida. Él, que ha defendido las políticas sociales y económicas del PP durante toda su vida… Él echaba espumarajos en cuanto escuchaba los apellidos Rajoy y Montoro.

Nos cuenta Emilio que su hermano perdió los papeles, que acabó soltando lo que no debía soltar y que, entre bilis e indignación se le escapó un “¡A estos los va a volver a votar su p.m.!” Y ni siquiera el padre, el más conservador del clan, se atrevió a reconvenirle.

¿Los ricos también pasan miserias?”, pregunté. Silencio largo, intenso.

La miseria no entiende de siglas”, rompió el hielo Nekane. Mario le llevó la contraria. “La miseria está compuesta por siglas de dos letras, que son una repetida”. No necesitamos más.

“Esta crisis es una mierda”, sentenció Emilio. “Sí, será la crisis y no otra cosa”, apostilló Mario.

martes, 24 de diciembre de 2013

Capítulo 851. "La niña de Rajoy hoy"


La niña de Rajoy hoy.
Las unas buscan comida entre basuras,
las otras, buscando trabajo, se van al extranjero,
algunas soportan inmensas colas del paro,
y muchas se ven en la calle por no tener dinero.

La niña de Rajoy ha crecido
"¡Malaya!" -piensa-.
Mundo bastardo y vacío.

lunes, 23 de diciembre de 2013

Capítulo 850. "Dos años de chistes en la red"


Dos años de chistes en la red

24 de diciembre de 2011. Alegando crisis, recortes, ajustes... el Ayuntamiento de Salamanca despide a varios trabajadores (más) del DA2 (Museo de arte contemporáneo de la ciudad). Fue el detonante que me impulsó a rescatar un blog literario, casi dormido, y convertirlo en un grito silencioso, en una apuesta por la protesta, en una denuncia contra el desencanto.

Dos años después, "España va mal" y casi no nos dejan ni decirlo. Dos años después los ciudadanos pasan hambre, los políticos se corrompen (más), los banqueros se forran (más), la gente calla.

850 chistes después, las cosas no han cambiado, pero yo me permito el desahogo de decir lo que quiero y publicarlo para que un grupo de amigos (virtuales muchos de ellos), puedan sentirse identificados con la rabia, con la palabra, con el dibujo, con la fotografía retocada.

Aquí seguiremos dando guerra (más). Aquí seguiremos "inasequibles al desaliento", "siendo veraces, aunque nos perjudique", hablando y dibujando (más)... Haciendo España, que es otra manera de hacerla, en mi criterio más honesta. Mucho más.

domingo, 22 de diciembre de 2013

Capítulo 849. "Felices Fiestas (si nos dejan)"


Capítulo 848. "Como ovejas"

Novena entrega de artículos de opinión y viñetas humorísticas para salamancartv.com
Como ovejas.

El detalle fue más que evidente: Emilio, el camarero, apagó la luz del fondo cuando salieron los tres jóvenes que llevaban un par de horas sentados y habían consumido sólo dos cafés.

-        Con la subida de la luz, a estos les pierdo dinero (dijo entre indignado y resignado).

Nekane, incisiva, hurgó en la herida.

-        Agradéceselo a los tuyos.

Alberto, más concentrado en lo suyo que de costumbre, comentó…

-        Nos tratan como ovejas. Mejor dicho, les seguimos como ovejas.

Y razonó su frase hablándonos de que ahora el PP bajará un par de puntos en intención de voto, porque todos les odiaremos por igual durante unos días.

Mañana, siguió argumentando, nos venderán la mejora de la economía, y todos nos alegraremos por igual, con lo que recuperarán sus expectativas de triunfo electoral.

Seremos masa, rebaño, enjambre sin personalidad, sin sentido siguiendo a alguien que parece no existir, pero cuyas políticas se nos clavan en las entrañas.

Los millones de personas condenados al hambre y al frío, volverán a dejarse engañar por estúpidos cantos de sirena. Irán a votar a sus verdugos en masa, en rebaño. Es el precio que pagan por su progreso (el de ellos, el de los que mandan), por el progreso del estado de “subienestar” (el de ellos, el de los que mandan).

Emilio, a quien aún dura el cabreo de la subida de la luz, le dio la razón, cosa rara. No importa. Emilio, como tantos otros, volverá a poner el voto en la sien de los desfavorecidos y disparará cuando se convoquen nuevas elecciones.



domingo, 15 de diciembre de 2013

Capítulo 842. "Razonamientos encadenados"

Octava entrega para la sección de opinión "La casa invita", en salamancartv.com
Razonamientos encadenados.

Mariano dice que la recuperación económica de España está a la vuelta de la esquina.
La esquina es España, sede de faldas cortas y bolsos al viento en busca de clientes.
Los clientes, dice Cristóbal, no pagan impuestos y eluden sus obligaciones fiscales.
Los fiscales están al servicio de los partidos y hace tiempo que dejaron de amparar al ciudadano.
El ciudadano juega a ser el lerdo que coloca en el poder a los que anuncian la recuperación económica a la vuelta de la esquina.
La esquina, en la España de la sinrazón, es redonda.
Redonda les salió la jugada de afirmar que no recortarían las pensiones, ni los gastos de sanidad o educación.
La educación se encuentra perdida entre promesas electorales con las que se ríen de nosotros.
Nosotros no somos nadie.
Nadie se atreve a decir que nos están robando la dignidad, el respeto, la palabra.
La palabra que dieron está tan vacía como faltas de higiene se muestran las cloacas.
Cloacas son las bocas de los que mienten.
Mienten. Mienten. Mienten.
Mienten aquellos a quienes les concedemos la potestad de recortar la verdad, de ajustar la razón y de rescatar la necedad.
La necedad es lo que permite que haya un Mariano a la vuelta de cada esquina.
La esquina es esquirla que se clava en el corazón de cada español que no tiene derecho al subsidio ni a la esperanza.
La esperanza… La esperanza ya casi no existe: la han secuestrado y nos piden como rescate el silencio o la multa por hablar, por opinar, por manifestar nuestro parecer.
Parecer, lo que se dice parecer, esta España nuestra parece una casa de esquinas.
Esquinas de falda corta. Esquinas redondas. Esquinas de esquirla.


domingo, 8 de diciembre de 2013

Capítulo 835. "Agencia TriPPutaria"

Séptima entrega de "La casa invita", para salamancartv.com


Agencia TriPPutaria.

Llegó mohína Nekane al bar, como quien soporta el peso de no entender la carga que lleva encima. Habló del descabezamiento al que someten a la Agencia Tributaria, con el cese de aquellos que quieren que prevalezcan los criterios técnicos a los políticos. Nos habló de Cemex, una multinacional potentísima capaz de conseguir el cese de la inspectora que tenía echado el ojo a sus muchas irregularidades (“presuntas irregularidades”, matizó con sorna). Nos habló del caso Nóos y de la Infanta y de cómo Hacienda silencia a fuerza de despidos a los que quieren hacer lo que todos los españoles esperamos. Nos dijo, con inusual amargura, que Montoro está haciendo de la Agencia Tributaria, la Agencia TriPPutaria, es decir, “la Agencia Tri-ramera” o tres veces meretriz.

  • Puta, porque le pagan los clientes que se favorecen, ilícitamente, de sus servicios. Y, así, Cemex, la gran banca y otros amasadores de fortuna, pueden ver cómo pasa de largo la investigación sin salpicarles.
  • Puta, porque la han convertido en víctima de una red de extorsionadores de conciencias honradas, de proxenetas que anteponen sus intereses a la justicia o a la ética.
  • Puta, porque puta es nuestra suerte, la de los que vemos cómo bordean la ley aquellos que nunca caminarán a nuestro lado, sino por encima de nosotros.


Emilio, el camarero, no replicó. Creo que entiende que Nekane tiene razón. Creo que asume que se están cargando la independencia de quienes nunca deberían estar sometidos a poder político o económico.

Nekane pidió un vino. Emilio invitó a una ronda que acompañó con un plato de cacahuetes. En aquel momento, nos sentíamos tan desnudos como el maní al que despojábamos de su cáscara.


domingo, 1 de diciembre de 2013

Capítulo 828. "Corrupción en Andalucía"

Sexta entrega de artículos para la sección "La casa invita", opinión en salamancartv.com
Corrupción en Andalucía.

Anda feliz Emilio, el camarero, con cuanto ocurre en Andalucía: que si los falsos EREs; que si la UGT cargada de facturas mentirosas, cursos fraudulentos, mariscadas y carteras de imitación cosidas en Asia con sangre de niños esclavos. Nos sirve los vinos con sonrisa de medio lado, como si nos perdonara la vida en cada gota. Nos dice que por fin la izquierda muestra su verdadera cara, y vuelve a sonreír.

Guardo silencio, porque sé que tiene razón. A la izquierda se le ve el plumero. El plumero de la tibieza, del miedo, de la indecisión. A la izquierda se le ve el plumero del cacique que lleva décadas gobernando con mayoría absoluta, entendiendo que territorios enteros son cortijos con carteles de “PP” (“Propiedad del PSOE”) colgados a la puerta. A la izquierda se le ve el plumero de quien, sabiendo lo que pasaba, decidió mirar hacia otro lado.

Bebo el vino y me sabe amargo. Amargo, porque sé que me traiciono en el decir. He llamado izquierda a lo que es poder, y el poder jamás será de izquierdas. He llamado izquierda a quienes no están reaccionando, a cuantos no mandan a los suyos a los tribunales, no sé si por falsa lealtad o por miedo a lo que puedan cantar.

Se me antoja Bárcenas afiliado a esa UGT, se me representan Cristina y Urdangarín militando en ese PSOE, se me aparecen en sueños los Fabra y los Julián Muñoz, los Camps y las Barberá con el puño de la corrupción en alto. Junto a ellos, Rubalcabas gritando que renace un nuevo PSOE, y Cándidos, más cándidos que nunca, afirmando que investigarán el caso.

¡El “caso”! Cambio el orden de las letras y me da “asco” y “saco”. Saco que emplean para guardar el dinero robado. Saco que me sobra, como me sobran los sobres que sacó el del otro caso. ¡Qué asco!

Hoy no invita la casa. Hoy pago yo otra ronda y pido a Emilio que se sirva un vino. Ha sido capaz de destapar nuestras vergüenzas y eso tiene premio. No le replico con el “Y vosotros más”. No le replico, porque no me identifico con esa izquierda de Andalucía y rechazo acercarme a ellos incluso a través de las comparaciones.

Me entran ganas de participar en la ocupación pacífica de alguna finca para sentirme al lado de los sindicalistas y saberme libre de sospecha.


domingo, 24 de noviembre de 2013

Capítulo 820. "La luz al final del túnel"

Quinta entrega de "La casa invita" colaboraciones semanales para la publicación www.salamancartv.com 

La luz al final del túnel.

Los primeros fríos se cuelan delictivamente en mi casa y, a falta de joyas o dinero, me roban lo mejor que tengo: la salud. Son testigos de su infamia envases vacíos de aspirinas, pañuelos húmedos ocupando la tribuna del cubo de basura, somnolencia, malestar y cama.

No voy al bar. Emilio me pondrá falta. Tapado con una manta, a pesar de la calefacción, ojeo algunas notas de las tertulias espontáneas que montamos al abrigo de un chato de vino y una tapa de callos. Tengo dos páginas dedicadas a la luz del túnel, esa extraña luz que sólo ven los miembros del gobierno y que ha protagonizado nuestras conversaciones muchos días.

Nadie sabe dónde está. Nadie sabe si la conquistaremos. Nadie sabe definirla… Pero constantemente hablan de ella.

Dice Mario que son las luces que se le escapan a los miembros del gobierno. Esas que hacen que presidente, vices o ministros, estén tan faltos de talento. ¡Claro, -apostilla- han perdido todas sus luces!

Asegura Nekane, que se trata de la luz de los muertos: la que ven los que regresan a este mundo tras pisar el umbral del más allá. Y no le falta razón, que las gentes fallecen de la enfermedad del desahucio, agonizan con el mal del paro y sufren hasta fenecer de dolencias de pobreza extrema.

Emilio, el camarero, nos explica que es una forma de hablar, que significa que estamos saliendo de la crisis. Nosotros, que ya sabemos a lo que se refiere Rajoy, nos hacemos los tontos y le preguntamos si los que van en mercedes, como corren más, alcanzarán las luces antes que los que vamos en modesto utilitario, los que viajan en bicicleta o cuantos, a falta de otras posibilidades, se desplazan a pie.

Aurora, incisiva, afirma que es el destello de la bola de cristal que usa Montoro para leer nuestro futuro, adivinación que tiene la misma validez que las palabras de tantos charlatanes como copan las pantallas de televisión y estafan a cuatro incautos prediciéndoles un futuro que no es verosímil, ni contiene realidad. Emilio la llama pesimista y augura que con personas así de negativas España jamás prosperará.

Alguien a quien no conozco, dice entre dientes que la luz es la señal de peligro que anuncia obras en la carretera y nos cuenta que España lleva años en obras. Lo peor, añade, es que están construyendo una rotonda sin salidas, que nos hará girar y girar sin llevarnos a ningún sitio. Me gusta su comparación y la subrayo en mi cuaderno.

Yo sé que la luz no es más que lámpara de baja intensidad, como las de los adornos navideños o los arcos que invitan a diversión durante las fiestas. Es luz que sólo decora. Es boato, es mentira. Es una promesa electoral menospreciada que se escapó del programa y busca acomodo en la esperanza de los desesperanzados.

Preparo una infusión muy caliente a base de tomillo, limón y miel de romero. Sus vapores me despejan. Pienso cuántas infusiones deberá tomar nuestra economía para salir del estado cataléptico en el que se encuentra.


sábado, 23 de noviembre de 2013

domingo, 17 de noviembre de 2013

Capítulo 814. "La tortura no es ni arte ni cultura"

Cuarta entrega de "La casa invita", colaboración semanal  para http://www.salamancartv.com/

La tortura no es ni arte ni cultura.

La tertulia había empezado cuando llegué al bar. Me incorporé sin pedir mi vaso de vino. Emilio, desaforado, excesivo, como es, gritaba que la frase “la tortura no es ni arte ni cultura” denota la incultura de quienes la empleamos.

-        Es un insulto grave, una ofensa intolerable”.

Y añadió, leyendo una nota escrita en un papel que extrajo de su cartera:

-        Tortura es “grave dolor físico o psicológico infligido a alguien, con métodos y utensilios diversos, con el fin de obtener de él una confesión, o como medio de castigo”. O sea, que tiene que ser un dolor a alguien, a una persona y no a un animal. Además, tiene que ser para obtener una confesión y eso al toro, que yo sepa, no se le pide: ningún torero le dice al bicho que se chive de ná. ¡Faltaría más! O, como poco, tendría que ser como castigo y no es el caso. ¡Que hay que leer más! ¡Que esto es del diccionario! ¡Que sois unos faltones y unos incultos!”

Nekane es una psicóloga vasca que se casó con un salmantino y aquí se quedaron (cuánto se arrepiente en ocasiones). Es, como yo, antitaurina. Trató de rebatir cada punto esgrimido por Emilio…

-        Si nos ponemos así, nos pasa como con los matrimonios homosexuales: que os escudáis en el significado literal de una palabra para esconder vuestra intransigencia. Además, puestos a ser rigurosos, ¡anda que no decís veces que el toro “recibe el castigo” y, si lo castigáis, sí entra dentro del concepto de “tortura”!

División de opiniones: risas y palmas por un lado; pitos y abucheos en el tendido siete.

Emilio retomó su argumento, ése que, según él, marca la diferencia entre tortura y no-tortura: “alguien”. “La tortura (se reafirmó en su postura) es aplicable únicamente a las personas, lo dice la Real Academia Española”.

No soy tan culto como para conocer el significado exacto de cada palabra, pero tengo un teléfono con acceso a internet, un teléfono con una aplicación que podría llamarse “detector-de-manipuladores-del-lenguaje-punto-dos”. Abrí el diccionario y leí la tercera acepción de la voz tortura: “Dolor o aflicción grande, o cosa que lo produce”.

¡Ay, mi madre! La lidia es una tortura. Una tortura para el toro, a quien produce un dolor grande. Una tortura para mí, porque me causa una enorme aflicción.

Se lo dije a Emilio. Terminaba de derrotarle con el mismo razonamiento tonto, frío y vacío de humanidad que él utilizaba: el diccionario de la Real Academia Española.

Rió Emilio, me dio una palmada piropeándome con un “¡Eres un cabrón!” Me puso otro chato. Sonrió con un guiño: era vino de Toro. Y añadió ¡La casa invita!

Qué triste: siempre me he considerado antitaurino por una cuestión de sensibilidad, y me veía arrinconado a serlo por mor de la lingüística. ¡Qué más da! Bebí con la tranquilidad que me da saber que el diccionario también está de nuestra parte.