domingo, 17 de diciembre de 2017

Capítulo 2.233. Ya está aquí la Navidad

Artículo y chiste para http://salamancartvaldia.es/
El bar de Emilio hace unos días que alardea de antigua decoración a base de espumillones y lucecitas intermitentes. Son las de siempre, las antiguas, las de toda la vida. Y es que Emilio no ha querido invertir en decoraciones nuevas, ni siquiera aprovechando los precios súper baratos que le ofrecen los chinos.

Podríamos decir que el bar de Emilio está viejo, como la Navidad. Como esa Navidad que habla de pobreza mientras en unos días se derrochará tanto como para acabar con el hambre del medio mundo hambriento.

Emilio me dice que soy un demagogo por plantearlo así. Yo le respondo que ya estoy acostumbrado, que cuando dejo las cartas boca arriba, sobre la mesa, y gano con mi jugada, siempre me dicen que soy un demagogo. Esa frase es el mejor jabón que existe para limpiar conciencias.

Si Jesús hubiera nacido para cambiar el mundo, si hubiese nacido pobre, la religión sería la mayor traición a su ideología y a su mensaje. Y la Navidad, uno de los grandes aliados que tiene la multinacional del engaño, con la hipocresía y el derroche como armamento.


No desearé feliz Navidad a nadie. Felices días, puede. Éstos y los del mes que viene. Pero no feliz Navidad.

sábado, 16 de diciembre de 2017

Capítulo 2.232. Amor a la Justicia

Amordazar ideas,
encarcelar voces,
castrar opiniones,
encarcelar poetas.

Tiempos modernos,
ideas viejas.

jueves, 14 de diciembre de 2017

Capítulo 2.230. La burbuja inmobiliaria

Será que por Navidad regresan los amados, pero también los odiados. Lo cierto es que en el horizonte se dibuja una nueva burbuja inmobiliaria. Que los especuladores creen que ganaron poco con la anterior, y los incautos no son capaces de ver la rapiña que se les viene encima.
Ya, ni están agazapados. Ya se acuclillan, se incorporan, se preparan para lanzarse sobre los ciudadanos para morderles el bolsillo, la yugular y la dignidad.
Como siempre ha sido.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Capítulo 2.229. Delito de incitación al odio

Me encarcelan por verbalizar mi odio,
en lugar de perseguir a los que lo crean
y se enriquecen con él.

martes, 12 de diciembre de 2017

Capítulo 2.228. ¡Más humo!

Dijeron los prebostes...
   Echad más humo, que aún se ve la corrupción.
   Echad más humo, que aún se ven los recortes.
   Echad más humo, que aún se ve el saqueo de la hucha de las pensiones.
   Echad más humo, que aún se nos ve.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Capítulo 2.227. Eclipse de sol

Sigue subiendo el precio de la luz. En el país del sol.
Sigue penalizado el consumo de las energías limpias. En el país del sol.
Siguen forrándose los especuladores. En el país del sol.
Siguen incorporando nuevos asesores elegidos entre ex altos cargos del gobierno. En el país del sol,

domingo, 10 de diciembre de 2017

Capítulo 2.226. Incitación al odio

Artículo y chiste para http://salamancartvaldia.es/
En el bar de Emilio está la tele encendida. Discuten un padre y su hijo adolescente. El padre trata de convencer al muchacho de que la prisión dictada contra 12 raperos es justa, porque injurian, enaltecen el terrorismo, incitan al odio…

No intervengo, no conozco a esa gente y no he sido invitado a participar en su conversación. Sin embargo, reflexiono. Nunca he entendido determinados delitos ni comparto la aplicación que se está haciendo del código penal.

Al odio, se incita desde la política mucho más que desde la canción o desde el twitter. Te incitan al odio cuando te desahucian porque, aunque con empleo, no te da para pagar la hipoteca. Te incitan al odio cuando te hacen firmar ocho contratos laborales en diez días, y te dicen que trabajarás ocho horas, pero al final le echas diez o doce, sin que nadie te las reconozca ni te las pague. Al odio se incita cuando no puedes poner la calefacción en casa porque no te alcanza el dinero, o cuando sólo tienes pan y patatas para comer esta semana. Al odio, incita el paro. Al odio me incitan los sueldos de los políticos, que cobran para resolver mis problemas y no veo que hagan nada, o que consigan nada, que viene a ser lo mismo.

Que canten lo que quieran los raperos, que la música no mata. Pero la desesperación sí. Y el hambre, y el frío.

Le pido a Emilio que me rellene el vaso de vino. Lo bebo en silencio. Se me aqumula la bilis en el estómago. No tengo ganas de fiesta.


Me marcho a casa.

sábado, 9 de diciembre de 2017

Capítulo 2.225. Estado de derecho

Una vez alcanzada una cota de bienestar, los mercados, con sus emisarios (los mandatarios) a la cabeza, nos devuelven a la realidad de disminución de derechos para que nos sintamos anestesiados frente a la pérdida de calidad de vida que ellos mismos nos procuran.

viernes, 8 de diciembre de 2017

Capítulo 2.224. "Pobreza energética"

Cuando un gobierno se empeña en ponerle apellidos a la pobreza, lo hace para establecer rangos dentro de esa misma pobreza. Y no es de recibo. Alguien que debe escoger entre encender la calefacción o comer, es pobre. Pobre en alimentos, pobre en energía, pobre en ropa... ¡Pobre!
Cuando hablamos de "pobreza energética", desposeeemos de una parte de su sentido al término "pobreza". y eso es lo que le interesa a los que la generan.