lunes, 20 de febrero de 2012

Capítulo LV. Tengo hambre (V). Donde el autor nos muestra el cada día. O de cómo entre cuatro rigen los destinos de millones, sin sonrojos ni vergüenzas. Sin sonrojos, porque sus caras, duras como la piedra, no aciertan a colorearse. Sin vergüenzas, porque son auténticos sinvergüenzas.

A veces la indignación no deja llorar.
¿Se puede decir más claro?

4 comentarios:

  1. no no se puede decir más claro es brutal.

    ResponderEliminar
  2. De lo mejorcito que has publicado hasta ahora.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar