jueves, 19 de abril de 2012

Capítulo CXXII. Palabra. La sorprendente y veraz disputa que se establece entre la verdad y la mentira. Y de cómo los profesionales de la falsa palabra la adulteran a su antojo hasta conseguir que diego signifique digo y dije quiera decir digo.

Hasta mudos lograrían mentir de palabra








Ni subiré los impuestos,
ni bajaré las pensiones,
ni tocaré la sanidad
o la educación.

Y la mayor de las mentiras:
"Legislaré para conseguir que nadie
pueda mentir a los ciudadanos".

2 comentarios:

  1. Ni más alto ni más claro se puede decir.

    ResponderEliminar
  2. Ni de forma más chapucera lo pueden hacer. :)

    ResponderEliminar